Por qué es formidable tener 40 años

¿Tienes 40 años? ¡Felicidades! Segura de ti misma, radiante y amada... La década que se abre ante ti pinta sensacional. Descubre todas las razones por las que debes alegrarte de esta edad de oro.
Por L'Occitane en Provence
Tribu de cœur
© GettyImages - JGI Jamie Grill

La tribu del corazón

Con el paso de los años, los conocidos se van distanciando. Y luego están los demás, aquellos que forjan los recuerdos, los que aparecen en todas las fotos y que siempre están ahí para reír, hacer confidencias, llorar y brindar. Estos amigos son la sal de la vida. Tienes tu clan y te sientes orgullosa. 

Esos pequeños detalles que lo son todo

El té verde de las 15:00 h, el ritual del baño, la lectura de la revista del sábado por la mañana, ese muffin delicioso o incluso la música cantada a pleno pulmón: después de años de descubrimientos, sabes qué es lo que te proporciona más bienestar. Un consejo: haz una lista de tus artículos imprescindibles personales, visualízalos y no renuncies a ellos. Cuando por fin se sabe lo que es bueno para uno mismo, ¡es muy recomendable abusar de ello! 

Decir «Te quiero» ya no da miedo

Después de 40 años a prueba, tus sentimientos ya no son un tabú. Tus seres queridos te demuestran que te quieren y tú se lo devuelves: una palabra cariñosa, un ramo, un SMS… Ahora ya sabes expresar todo tu amor. «La edad no te protege de los peligros del amor. Pero, en cierta medida, el amor te protege de los peligros de la edad.» Jeanne Moreau. 

Réinvention de soi
© GettyImages - 478386093 - CoffeeAndMilk

Reinventarse a uno mismo

A pesar de la comodidad de la experiencia, no es cuestión de encerrarse en un sistema inmutable. Con seguridad en ti misma, puedes abordar con serenidad cualquier experiencia nueva. Y no te prives de ellas, ya que «El hombre está para inventar cada día», como dijo Sartre.

La edad de la razón

¡Los 40 son la edad del talento! Muchos grandes artistas crearon la mayoría de sus obras una vez pasada esa etapa. Las Nanas de Niki de Saint-Phalle, La sopa Campbell de Andy Warhol, Las cuatro estaciones de Antonio Vivaldi… ¡Tus éxitos están ante ti!

Fiebre del sábado noche

La primera vez que moviste las caderas al ritmo de la música fue con los míticos éxitos que marcaron la historia de la música. Call Me de Blondie, Upside Down de Diana Ross, Fame de Irene Cara o Rock with you de Michael Jackson… Te sabes de memoria estos éxitos que marcaron el ritmo de tu juventud y aún hoy eres tú la que anima la pista de baile.

I’m sexy and I know it*

Un vestido negro atemporal, un blazer entallado, unos vaqueros que nunca pasan de moda, un pañuelo elegante… Sabes qué es lo que te sienta bien y cómo realzar este cuerpo con el que has hecho las paces. Al igual que Charlotte Gainsbourg, Gwyneth Paltrow y Charlize Theron, sabes que ser sexy a los 40 es ser elegante. «Nadie es joven después de los cuarenta, pero se puede ser irresistible a cualquier edad». Coco Chanel

*Soy sexy y lo sé

Le plaisir sous toutes ses formes
© GettyImages - Tom Merton

El placer en todas sus formas

Seguramente ya lo sentirás, y los estudios científicos están de acuerdo: la libido femenina alcanza su máximo apogeo entre los 35 y los 40 años. ¡Así que los años no hacen que desaparezca el deseo! Un cuerpo aceptado, una pareja que te conoce bien... Sabes lo que te gusta y lo que te sienta bien. 

Adiós a la presión social

Como auténtica aventurera de la vida, has tenido que sopesar los pros y los contras en muchos aspectos. Tus opiniones y valores se basan en una gran experiencia: no tengas miedo de afirmarlos y afrontarlos. Despídete de la presión social; sabes lo que vales y tu entorno lo reconoce.

Sueños compartidos

A los 40, le pasas el testigo a la siguiente generación. Trasmites tus valores a los más jóvenes, les inculcas tu experiencia de la vida y, sobre todo, les animas a superarse a sí mismos, a ir más allá de lo que has conseguido. No pierdes de vista tus sueños y los difundes más allá de tu jardín secreto.

Place à la sérénité
© GettyImages - Klaus Vedfelt

Deja paso a la serenidad

Los desafíos a los que te enfrentas ya no te asustan. La vida te ha preparado para superar los obstáculos, dedicar tiempo a escuchar a los demás y, sobre todo, dominar tus emociones. Respiras profundamente cuando haces footing, una sesión de yoga o cuando cocinas una receta nueva y dejas espacio para la tranquilidad.

El mañana es un amigo

El mañana es un capital que hay que preservar: el capital de la juventud, el capital del bienestar, pero también el capital del medio ambiente. Unos pequeños cambios en tu día a día, como el consumo responsable y natural o los desplazamientos en bicicleta o a pie, permitirán que te cuides a ti misma y a tu salud, pero también que reduzcas tu impacto medioambiental. 

Los años ya no cuentan

Esas pequeñas arrugas incipientes en tu cara no son el enemigo, sino los recuerdos de tus 40 años de experiencias. Presume de tu edad con orgullo, como lo expresó acertadamente la actriz Joan Collins: «La edad es solo un número. No tiene ningún tipo de importancia, a menos que seas una botella de vino». 

Últimos Artículos

3 formas de degustar la rosa de una manera distinta

3 formas de degustar la rosa de una manera distinta

Reina entre las flores, la rosa es menos valorada en la cocina que en la cosmética o la perfumería. Y, sin embargo, tan bella como exquisita, esconde más de un as bajo la manga. La prueba está en estas 3 recetas que se salen de lo común.
Las playas más bellas de la Provenza

Las playas más bellas de la Provenza

Medio escondidas en una cala o situadas a dos pasos de la ciudad, las playas de la Provenza no tienen nada que envidiar a las de destinos más exóticos. Acércate a estas extensiones de arena fina y mar azul, que ofrecen bellas horas de relajación con los pies en el agua.
Las terrazas más bonitas de Provenza

Las terrazas más bonitas de Provenza

Floridas o umbrías, a orillas del mar o encaramadas en la montaña, las terrazas figuran entre esos lugares privilegiados en la temporada del verano. L’Occitane te desvela los mejores lugares de Provenza donde relajarse durante una pausa soleada.