Olivier Baussan y Pierre Hermé: una colaboración sensacional

Los viejos amigos Olivier Baussan y el pastelero Pierre Hermé se reencontraron una tarde de verano, en el corazón de Córcega, para diseñar una línea de perfumes gourmands. Esta inesperada colección mezcla los aromas y sabores típicos de Córcega y arroja luz sobre los universos singulares de este dúo de apasionados por su oficio.
Por Mélissa Darré

Un reencuentro excepcional

Después de trabajar juntos en la reinterpretación de una receta de navettes en 2014, el fundador de L’Occitane Olivier Baussan y el pastelero Pierre Hermé vuelven a asociarse para crear una línea de cosméticos de aromas delicados. Estas fragancias representan la alianza perfecta entre el amor que siente uno por las plantas y el sibaritismo del otro, además de ser un homenaje a los paisajes mediterráneos y corsos que los dos tienen en tanta estima.

Olivier Baussan explica de su amigo desde hace 20 años que: «Una de las grandes cualidades de Pierre es que es una nariz, podría ser perfumista, pero es que también tiene un paladar con una memoria apabullante». Son muchas las virtudes de este «Picasso de la pastelería» (así lo ha apodado la revista Vogue) que lo convierten en la pareja perfecta para elaborar aromas de notas exquisitas.

Una combinación de aromas y sabores

Si en L’Occitane los componentes se huelen, en casa de Pierre Hermé en París, se saborean. El antiguo discípulo de Gaston Lenôtre también se prestó al juego de las mezclas con ímpetu. «He creado estos perfumes como si al final, se pudieran saborear», explica. Manejando «ingredientes que desencadenan antojos y materias primas que invocan el disfrute», Pierre Hermé retranscribe en olores sus recuerdos de la Isla de la Belleza.

Compartidos con su amigo Olivier Baussan, estos recuerdos gustativos y olfativos resaltan las múltiples facetas de este territorio fascinante, zarandeado entre un estilo de vida tranquilo y un temperamento auténtico. Fragancias atrapadas en el corazón de frascos cuidadosamente creados por el fundador de L’Occitane con la intención de «sugerir una golosina sin nombrarla».

Una colección sensorial

Pierre Hermé ha imaginado asociaciones tan singulares como jazmín, siempreviva y neroli; pomelo y ruibarbo e incluso miel y mandarina. Este pastelero fuera de serie visualiza «los contrastes como afinidades», de manera que combina absolutos florales, esencias afrutadas y aceites esenciales alrededor de armonías sibaritas dignas de sus creaciones culinarias más bellas.

Estas asociaciones tan sugerentes, ya sean ultrafemeninas o refrescantes aunque siempre embriagadoras, transmiten algo, igual que las bellas historias que guarda el corazón del maquis de Córcega. Un suntuoso ballet de sensaciones en el que nariz y paladar caminan juntos a imagen de sus creadores, amantes de la Isla de la Belleza.

Olivier Baussan y Pierre Hermé: una colaboración sensacional
Olivier Baussan y Pierre Hermé: una colaboración sensacional
Olivier Baussan y el pastelero Pierre Hermé vuelven a asociarse para crear una línea de cosméticos de aromas delicados
© L’Occitane en Provence

Últimos Artículos

3 formas de degustar la rosa de una manera distinta

3 formas de degustar la rosa de una manera distinta

Reina entre las flores, la rosa es menos valorada en la cocina que en la cosmética o la perfumería. Y, sin embargo, tan bella como exquisita, esconde más de un as bajo la manga. La prueba está en estas 3 recetas que se salen de lo común.
Las playas más bellas de la Provenza

Las playas más bellas de la Provenza

Medio escondidas en una cala o situadas a dos pasos de la ciudad, las playas de la Provenza no tienen nada que envidiar a las de destinos más exóticos. Acércate a estas extensiones de arena fina y mar azul, que ofrecen bellas horas de relajación con los pies en el agua.
Las terrazas más bonitas de Provenza

Las terrazas más bonitas de Provenza

Floridas o umbrías, a orillas del mar o encaramadas en la montaña, las terrazas figuran entre esos lugares privilegiados en la temporada del verano. L’Occitane te desvela los mejores lugares de Provenza donde relajarse durante una pausa soleada.